Locura de lectura

Locura de lectura

Nace Locura de Lectura. Un blog creado y dedicado por y para los libros. Libros de poesía, libros de humor, libros de amor, libros de historia, libros de arte, libros de fantasía, libros de noche, libros de día, libros, libros y más libros. En Locura de Lectura encontrarás noticias, novedades, clásicos, de bolsillo, recomendados y mucho más. Gracias por estar ahí.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Novela de ajedrez

(Opinión personal) Y mi entrada de esta semana está dedicada a una fascinante y envolvente historia que me ha sorprendido y mucho. Una novela que con tan solo 94 páginas es capaz de contarnos una historia tan adictiva como acelerada. Y digo acelerada porque la rapidez con la que actúan los cerebros de sus personajes es de admirar. Siempre hemos pensado que los jugadores de ajedrez son extremadamente inteligentes, o al menos eso es lo que creo yo, pero en lo que no reparamos son en las horas y horas que han dedicado a pensar movimientos, programar partidas y en definitiva, jugar al ajedrez. Y es que los mejores jugadores de todos los tiempos también han sido principiantes, por lo que ha sido la experiencia la que ha conseguido hacer de ellos verdaderos genios de un juego tan ingenioso como adictivo.

Mirko Czentovicz, protagonista de la historia, es criado por un cura aficionado al juego del ajedrez. Su intelecto no da para mucho, por lo que sus tareas cotidianas se resumen a limpiar, cocinar y adecentar la casa en la que ambos conviven. Una vez terminadas las tareas encomendadas no sabe hacer otra cosa más que sentarse en una silla a esperar le ordenen un nuevo cometido. Un buen día, el cura descubre que Mirko no sólo sabe jugar al ajedrez, sino que su destreza intelectual, quien nadie remotamente pensaba que tenía, hace que sus partidas se lleven a cabo con rapidez y maestría.

Han pasado los años y Mirko se embarca en un viaje desde Nueva York a Buenos Aires. Se ha convertido en el mejor jugador de ajedrez del mundo, razón por la cual, su actitud ya no es modesta y humilde, sino todo lo contrario. Un ápice de altivez se instala en su ser, lo que le convierten en un ser frío y distante. Y es a partir de aquí donde la novela da un giro significativo, transportándonos a un mundo que nada tiene que ver con el ajedrez y colisionando de lleno con otro muy distinto, La Gestapo, policía secreta del régimen nazi. La manera en la que una historia envuelve a la otra es digna de leer y la forma en la que el señor B, del que ni si quiera sabemos su nombre, se cuela en la trama dejando en un segundo plano al protagonista absoluto del relato, es cuanto menos, asombrosa. La crítica al régimen nazi, así como la cadena de sentimientos que desfilan por las entrañas del nuevo personaje, dueño ya de la novela, es aplastante y contundente.
  
Y es que no hace falta que seas un aficionado del juego del ajedrez para te sumerjas en esta sorprendente historia, que con pocos personajes, pero muy bien caracterizados, te arrastrarán a formar parte de un relato tan intrigante como angustioso. 

Es lo primero que leo del escritor austriaco Stefan Zweig y ya auguro que no será lo último. Porque un relato que va directo al grano, en el que no se relatan detalles innecesarios y en el que se cuenta tanto en tan poco, dice tanto de un escritor, que hace que quieras empaparte de su narrativa sin excepciones. Ya estoy deseando comenzar con otra de sus novelas, Cartas de una desconocida.

Y hasta aquí mi recomendación de la semana. Bsss y feliz sábado noche.

SINOPSIS:
Sin capacidad para cualquier otra actividad intelectual, Mirko Czentovicz se reveló, ya desde niño, como un genio del ajedrez, del que ha llegado a ser campeón del mundo. Pero, en un viaje en barco de Nueva York a Buenos Aires, se le presenta un enigmático contrincante: el señor B., noble vienés que huye de los nazis. Uno de los pasajeros del vapor se acerca a los dos personajes acompañando al lector a la confrontación entre los dos jugadores. Si Novela de ajedrez nos presenta el choque de dos naturalezas antagónicas, nos muestra también, y en buena medida, la capacidad de resistencia del ser humano sometido a una presión extraordinaria. Y todo ello con unas grandes dosis de intriga y maestría.

10 comentarios :

  1. Leer a Zweig siempre es un placer. Esta pequeña novela también me encantó, como todo lo suyo.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  2. Es uno de mis autores favoritos y con eso creo que lo digo todo aunque esta no la he leído porque le tengo recelo (por otras opiniones) pero lo haré, cuando gusta hay que leerlo todo :) Me alegra que te haya ganado para la causa.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es uno de mis autores pendientes. Me gusta lo que nos cuentas y espero ponerle remedio en breve ;)
    Gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. hola tengo muchas ganas de leer algo de este escritor, me lo han recomendado y al ver tu reseña me he acordado de él, tal vez me decida por esta historia, gracias por la reseña, nos leemos chao

    ResponderEliminar
  5. Leí la semana pasada Mendel el de los libros y espero seguir leyendo más de este genial autor. Besos!

    ResponderEliminar
  6. Me encantó!!
    Lo disfruté un montón, como todo lo que leo de este hombre =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Yo me propuse en su día leer todas las novelas de Zweig después de engancharme a su Mendel... Por ahora llevo solo dos leídas pero tengo intención de leer más, incluido esta de la que nos hablas hoy. Creo que es un autor que merece mucho la pena. Besos

    ResponderEliminar
  8. Zweig me encanta, este caerá tarde o temprano, me alegro de que lo hayas disfrutado tanto. Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado el libro, pero un poco espeso.

    ResponderEliminar
  10. Leí del autor 'Carta de una desconocida' y no me convenció para nada. Aún así, repetiré con este autor del que todos habláis maravillas y lo haré con esta novela.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...